Ethics Unwrapped Blog

Filosofía moral

La filosofía moral es un área de la filosofía que considera el bien y el mal. Explora los orígenes de la moralidad y cómo las personas deben vivir sus vidas en relación a los demás.

La filosofía moral tiene tres ramas:

Una rama, la metaética, investiga preguntas amplias como, “¿qué es la moralidad?” “¿qué es la justicia?” “¿existe la verdad?” y “¿cómo podemos justificar nuestras creencias, o privilegiarlas, cuando entran en conflicto con las de los demás?”

Otra rama de la filosofía moral es la ética normativa. Esta se enfoca en preguntas relacionadas a lo que deberíamos hacer. La ética normativa ofrece un marco para guiar la toma de decisiones para distinguir el bien del mal. Los tres marcos más comunes son la deontología, el utilitarismo, y la ética de la virtud.

La última rama es la ética aplicada. Concierne temas morales concretos como lo son la guerra y la pena de muerte. La ética aplicada también trata de resolver los desafíos morales que las personas enfrentan en su vida cotidiana, como si es correcto mentir para ayudar a un amigo o colega.

Entonces la filosofía moral nos ayuda a vivir una vida ética al tratar no sólo preguntas abstractas, pero también al ofrecernos marcos prácticos para la toma de decisiones y para resolver los desafíos morales concretos.

Continue Reading

Hedonismo

El hedonismo es la creencia que dicta que el placer, o dicha de otra manera la falta de dolor, es el principio más importante en determinar la moralidad de cualquier acción. El placer puede incluir cosas como “sexo, drogas, y rock ’n’ roll,” pero también puede incluir cualquier experiencia con valor intrínseco como leer un buen libro.

El hedonismo es parte del consecuencialismo y adopta diferente formas. Por ejemplo, el hedonismo normativo es la idea de que el placer debe ser la motivación principal de las personas. Por otra parte, el hedonismo motivacional dicta que el placer y el dolor causa que la gente haga lo que quiera.

El hedonismo egoísta requiere que las personas consideren solo su priopio placer al tomar decisiones. A diferencia, el hedonismo altruista dicta que la creación del placer para todos es la mejor manera de medir si una acción es ética.

Independientemente del tipo de hedonismo, sus críticos señalan que es una guía poco confiable de la moralidad ya que ignora otros valores importantes como la liberta o la equidad al evaluar lo que consideramos es bueno o malo.

Continue Reading

Consecuencialismo

El consecuencialismo es una teoría ética que juzga si algo es bueno tomando en cuenta sus consecuencias. Por ejemplo, la mayoría de las personas creen que mentir está mal, pero si decir una mentira ayudaría a salvar una vida, el consecuencialismo dice que es lo correcto.

Dos ejemplos del consecuencialismo son el utilitarismo y el hedonismo. Bajo el utilitarismo se juzgan las consecuencias de las acciones tomando en cuenta el estándar de “hacer el mayor bien para el mayor número de personas.” Bajo el hedonismo, por lo contrario, se sostiene que algo es “bueno” si las consecuencias producen placer o previenen el dolor.

El consecuencialismo se critica en ocasiones porque puede llegar a ser difícil si no imposible saber el resultado de una acción de manera anticipada o prevista. Claro, nadie puede predecir el futuro, y en algunas situaciones el consecuencialismo puede llevarnos a tomar decisiones cuestionables, aunque las consecuencias sean “buenas.”

Por ejemplo, digamos que los economistas puedan comprobar que la economía mundial sería más fuerte, y que la mayoría serían más felices, saludables y prósperos si esclavizáramos a 2% de la población. Aunque la mayoría de las personas se beneficiarían gracias a esta propuesta, la mayoría nunca estaría dispuesta a llevarla a cabo. No obstante, si se juzga simplemente a base de sus resultados, como lo haría la teoría consecuencialista, se puede decir que “el fin justifica los medios.”

Continue Reading