Ethics Unwrapped Blog

Teoría del contrato social

La teoría del contrato social dicta que las personas viven juntas en la sociedad siguiendo un contrato que establece las reglas del comportamiento moral y político. Algunas personas creen que si vivimos respetando un contrato social, podemos vivir moralmente por voluntad propia y no porque así lo dicta un ser divino.

A lo largo de los años, los filósofos han tratado de describir el contrato social ideal y explicar cómo los contratos sociales han evolucionado. El filósofo Stuart Rachels sugiere que la moralidad es una serie de reglas que dicta el comportamiento que las personas racionales aceptan, bajo la condición que otros también la aceptarán.

Los contratos sociales pueden ser explícitos, como leyes, o implícitos, como alzar su mano en el aula para pedir permiso de hablar. La constitución de los Estados Unidos es una parte bastante explicita del contrato social de este país. Dicta lo que el gobierno puede (o no) hacer. Se supone que las personas que eligen vivir en los EE. UU. están de acuerdo con lo que estipula la constitución en cuanto a las obligaciones sociales y morales.

De hecho, independientemente de que si los contratos sociales son implícitos o explícitos, nos ofrecen un marco importante para crear la harmonía en la sociedad.

Continue Reading

Comportamiento prosocial

El comportamiento prosocial ocurre cuando el individuo actúa para beneficiar a otros y no a sí mismo. El altruismo, la cooperación, y el cuidado son algunos ejemplos del comportamiento prosocial.

El comportamiento prosocial es una parte central de la moralidad. Como menciona el psicólogo Daniel Batson, una gran parte de la moralidad interpersonal involucra “darle importancia a los intereses y deseos de los demás en situaciones en que nuestros intereses pueden estar en conflicto.”

Varios estudios revelan que quienes actúan de manera prosocial suelen ser más feliz, más saludable, y vivir más años. Los que no actúan de manera prosocial suelen sufrir costos psicológicos que vienen con sentimientos de culpabilidad.

El comportamiento prosocial es contagioso. Varios estudios muestras que los que ven a otros actuar de manera prosocial son más propensos a comportarse de la misma menara.

Las personas parecen tener una preferencia innata para el comportamiento prosocial. Por ejemplo, en un estudio, hasta los bebés preferían jugar con una muñeca que veían actuando de manera generosa a las que veían comportarse de manera egoísta.

El profesor de derecho Lynn Stout dice, “el comportamiento prosocial o no-egoísta es tan común en la sociedad estadounidense que se suele ignorar.” De hecho, considera cuan frecuente la gente ayuda a los demás al donar a organizaciones caritativas o al ser voluntarios. Por ejemplo, en 2014 las donaciones caritativas llegaron a su auge de más de $358 mil millones. El 45% de los voluntarios estadounidenses hacen que este país ocupe el tercer lugar en cuanto al tiempo y talento dedicado a la ayuda de los demás.

Entonces mientras que el comportamiento prosocial no es tan notable, podemos deducir que es una parte central de una sociedad justa y decente.

Continue Reading

Morales

La moralidad consiste de estándares de comportamiento que predominan y guían a las personas para que puedan vivir de manera cooperativa en grupos. La moralidad se refiere a lo que las sociedades ven como correcto y aceptable.

La mayoría de las personas suelen actuar de manera moral y seguir las reglas de sus respectivas sociedades. La moralidad en ocasiones requiere que las personas sacrifiquen sus propios intereses a corto plazo para el beneficio general de la sociedad. Las personas o entidades que son indiferentes a cuestiones de bien o mal se consideran amorales mientras que las que se comportan malvadamente se consideran inmorales.

Mientras que algunos principios morales parecen ser transcendentes en cuanto al tiempo y la historia, como la equidad, en términos generales la moralidad no es estática. La moralidad describe los valores que comparten un grupo o sociedad en un punto específico de la historia. Históricamente la moralidad ha evolucionado a la par de las tradiciones religiosas, pero hoy en día su significado sigue siendo importante en las sociedades seculares. Por ejemplo, empresas y agencias gubernamentales tienen códigos de ética que sus empleados deben respetar.

Algunos filósofos hacen una distinción entre la moralidad y la ética. Mucha gente usa la palabra moralidad y ética de manera intercambiable cuando están hablando de sus propias creencias, acciones, y principios. Por ejemplo, es común decir, “Mi moralidad me prohíbe hacer trampa.” También es común usar la palabra ‘ética’ en esta oración.

Entonces la moralidad consiste de principios que guían la conducta individual dentro de la sociedad. Y mientras que la moralidad puede cambiar con el tiempo, es el estándar que usamos para guiar nuestro comportamiento y juzgar entre el bien y el mal.

Continue Reading

Imaginación moral

La imaginación moral, según el filósofo Mark Johnson, significa imaginarse una serie de posibilidades que se pueden dar en una situación particular para poder resolver un desafío ético. Johnson enfatiza que actuar moralmente requiere más que un carácter fuerte. Por ejemplo, la acción moral requiere empatía y conciencia para poder diferenciar lo que es moralmente relevante en cualquier situación.

La imaginación moral, como la defina Minette Drumwright y Patrick Murphy, es la capacidad de ser a la misma vez una persona ética e imaginativa, alguien que puede considerar alternativas nuevas y creativas. Entonces, ¿es posible que las personas vean más allá de cómo una decisión puede impactarlas de manera económica o práctica, tomando en cuenta cómo afecta a los demás?

Por ejemplo, considera el caso de Nestle Foods. Esta empresa se negó a dirigir a los menores de edad sus campañas de publicidad para productos altos en azúcar y grasa. Para poder mantenerse competitivo en el mercado, optó por innovar y crear productos más saludables para los niños pequeños.

Entonces, la imaginación moral, combinada con la creatividad y el coraje, conduce a la gente y sus empresas a actuar de manera más ética en la sociedad.

Continue Reading

Altruismo

Altruismo significa actuar en el mejor interés de los demás y no en el interés de uno mismo. Algunas personas creen que el altruismo constituye la esencia de la moralidad.

Aunque en ocasiones actuamos de manera egoísta, también se puede decir que estamos constituidos para cooperar con los demás. Por ejemplo, varios estudios muestran que cuando las personas buscan parejas, suelen valorar la bondad más que cualquier otra característica.

Los principios morales también son influenciados por las emociones, como la empatía hacia los demás, y esto puede, por ejemplo, fomentar el altruismo. Otra emoción, llamada “elevación,” también aparenta influenciar el comportamiento altruista. Nos sentimos elevados cuando vemos a otras personas actuar virtuosamente, como cuando ayudan a las personas más necesitadas.

El altruismo también genera vínculos sociales. Por ejemplo, estudios muestran que las personas que son altruistas suelen ser más felices, más saludables y viven por más años.

Entonces aunque el altruismo nos conlleva a hacer lo que es mejor para los demás, también nos hace sentirnos mejor.

Continue Reading