Difusión de responsabilidad

La difusión de responsabilidad ocurre cuando las personas tienen que tomar una decisión, pero esperan a que otras personas lo hagan primero. Cuanta más persona involucradas, más probable será que cada persona individualmente no haga nada por creer que alguien más en el grupo actuará primero.

Los psicólogos John Darley y Bibb Latané crearon un experimento en que un grito de emergencia se realizó para hacer pensar a las personas que alguien había sufrido un accidente. Cuando los participantes escuchaban el grito, y pensaban que eran los únicos que lo habían escuchado, 85% de ellos hicieron algo para ayudar. Pero si los participantes pensaban que había otras personas presentes que también escucharon el grito, sólo el 62% ayudó. Y si los participantes pensaban que por lo menos cuatro personas también escucharon el grito de ayuda, sólo el 31% hizo algo.

La difusión de la responsabilidad hace que las personas se sientan menos presión de actuar porque piensan, por bien o por mal, que otra persona hará algo al respecto. Además, cuando no nos sentimos responsable en una situación, nos sentimos menos culpables al no hacer nada para ayudar.

Entonces, la difusión de responsabilidad nos hace menos propensos a hacerle caso a nuestra conciencia.