Deber Fiduciario

El deber fiduciario se trata de la responsabilidad legal de actuar exclusivamente en el mejor interés de aquella persona física o moral encargada de un fideicomiso.

“Fiduciario” significa confianza, y la persona con dicho deber tiene una obligación legal de mantener esa confianza. Por ejemplo, los abogados tienen el deber fiduciario de actuar conforme con los intereses de su cliente. De la misma manera, los doctores tienen una obligación similar a sus pacientes de actuar en su mejor interés. Igualmente, el fideicomisario tiene el deber de manejar los bienes de sus clientes y los directores empresariales deben cuidar los bienes de los inversionistas.

Algunos ejemplos del deber fiduciario incluyen la lealtad absoluta, la debida diligencia y el cuidado razonable, la transparencia de cualquier tipo de conflicto de interés, y la confidencialidad.

Aunque el deber fiduciario se puede infringir de manera accidental o inconsciente, nunca deja de ser un incumplimiento ético. Y para la mayoría de las personas, un infringió intencional se considera una traición.