Aversión a las pérdidas

La aversión a perder o la aversión a las pérdidas es la noción que las personas detestan perder más de lo que disfrutan de ganar beneficios.

Varios estudios muestran que las personas están más predispuestas a mentir y hacer trampa para evitar perder algo que ya poseen que cuando están adquiriendo algo por primera vez. Por ejemplo, imagina que alguien comete un error inocente. Luego para evitar que se dañe su reputación, puede llegar a intentar de cubrirlo con una mentira.

La aversión a perder o la aversión a las pérdidas parece haber jugado un papel importante en el escándalo de la empresa automotriz General Motors en el 2014. Durante más de una década la empresa se negó a retirar unos coches que tenía el interruptor de encendido dañado. Aun cuando encontraron más evidencia del defecto los oficiales de GM continuaban negando el problema para evitar el costo la vergüenza de un retiro masivo de su producto del mercado.

El deseo de mantener lo que uno ya posee puede ser demasiado. De hecho, la aversión natural a la perdida puede influir a que tomemos decisiones poco éticas y hasta ilegales, lo cual irónicamente puede llegar a costarnos más al largo plazo.