Obediencia a la autoridad

La obediencia a la autoridad es la tendencia que tienen las personas de complacer a personas en posiciones de autoridad.

La evidencia psicológica indica que la gente suele respetar y seguir a las personas que perciben que tienen autoridad legítima. Esto puede llegar a ser problemático si causa que las personas no puedan tomar decisiones propias o tener su propio criterio ético.

La mayoría de las personas pueden anticipar los deseos de sus superiores y actuar conforme con estos deseos sin la aplicación de fuerza o presión. Por ejemplo, cuando Toshiba necesitaba aumentar sus ganancias la presión implícita de los ejecutivos fue suficiente para inducir que los administradores reportaran ganancias ficticias.

De la misma manera cuando Lance Armstrong, el líder de su equipo de ciclismo, señaló que su equipo necesitaba drogarse para poder aumentar su competitividad, sus compañeros siguieron su ejemplo sin cuestionar esta decisión.

Entonces la capacidad de seguir instrucciones es generalmente una característica respetable. Pero la obediencia también puede cegar a las personas y tener consecuencias desafortunadas cuando los lideres o personas en posiciones de autoridad no tienen convicciones éticas.