Moral según el rol

La moral según el rol es la noción de que las personas no siempre pueden respetar sus propios estándares éticos porque desempeñan un rol, o porque juegan algún papel en una organización o en la sociedad que las excluye de cumplir con sus estándares.

Toma el ejemplo de una empleada que se ve a sí misma como a una empleada leal a la empresa en que trabaja. En ese rol, puede llegar a actuar de manera poco ética para beneficiar a su jefe cuando nunca haría lo mismo para ayudarse a sí misma. Como dice el académico Keith Levitt, la misma persona puede tomar una decisión totalmente diferente dependiendo de su rol—o según su ocupación—en el que se encuentra en ese momento, en muchas ocasiones sin darse cuenta.

En un estudio, se sondeó a unas personas a quienes le pidieron juzgar la moralidad de una empresa farmacéutica que vendió un medicamento que causó muertes innecesarias, algo que no sucedió con sus competidores. 97% de las personas concluyeron que fue antiético vender los medicamentos. Entonces, los investigadores colocaron a los participantes en grupos, y se le pidió a cada grupo que asumiera el papel o el rol de un director de la empresa. En este rol de directores, cada uno de los 57 grupos decidieron vender el medicamento. Justificaron su decisión como una decisión empresarial, en términos económicos. Ignoraron los daños y los efectos que su decisión tendría sobre los demás.

Entonces el comportamiento ético requiere mantener los mismos estándares morales independientemente del papel o rol que juguemos en casa, en el trabajo, o en la sociedad.