La ética de la virtud

La ética de la virtud es una filosofía que desarrolló Aristóteles y otros grandes filósofos griegos. Tiene que ver con la búsqueda de vivir una vida moral.

Esta perspectiva privilegia el carácter moral de las personas, y dicta que adquirimos la virtud a través de la práctica. Al practicar la honestidad, valentía, justicia, generosidad, etc., las personas desarrollan un carácter moral y honorable. Según Aristóteles, al desarrollar ciertos hábitos virtuosos, las personas podrán tomar decisiones correctas cuando enfrenten retos éticos.

Para ilustrar la diferencia entre tres filosofías claves de la moralidad, los estudiosos de la ética Mark White y Robert Arp señalan la película The Dark Knight en que Batman tiene la oportunidad de matar al Guasón. Los proponentes del utilitarismo, sugieren White y Arp, estarían de acuerdo con la decisión de matar al Guasón. Al quitar su vida, Batman podría salvar a muchas personas. Los proponentes de la deontología, por otra parte, estarían opuestos a la idea de matarlo simplemente porque estaría “mal.” Pero los proponentes de la ética de la virtud “recalcarían el carácter moral de la persona que mataría al Guasón. ¿Será que Batman quiere ser la clase de persona que toma la vida de sus enemigos?” No, y de hecho, no lo hace.

Entonces, la ética de la virtud nos ayuda a entender lo que significa ser un ser humano virtuoso. También nos da una guía de vida sin darnos reglas específicas para resolver los retos éticos.