Juego de incentivos

El juego de incentivos, o “abuso de incentivos,” ocurre cuando nos damos cuenta de las maneras en que podemos incrementar las recompensas que recibimos por nuestro desempeño profesional, sin tener que mejorar de manera tangible calidad de los frutos de nuestro trabajo.

Preguntas de discusión

1. ¿Cuándo te han pagado con base en tu desempeño? y ¿cómo ha alterado eso, tu disposición hacia tu trabajo (para mejorarla o empeorarla)?

2. Las calificaciones están destinadas, en parte, a proporcionar incentivos para el trabajo de calidad. ¿De qué manera los estudiantes juegan estratégicamente el sistema de calificaciones de manera que se logra justo lo contrario?

3. Como gerente, ¿qué preguntas te debes hacer antes de implementar un programa de incentivos para tus empleados?

4. Es el juego de incentivos poco ético, o es sólo un modo racional de responder a ese sistema? ¿Quién es el responsable de detener el juego de incentivos: la persona que diseña el sistema de incentivos, o la persona que lo explota?

5. ¿Cómo se traza la línea entre el juego y el engaño?

Casos de estudio

Abusando del sistema: El escándalo del Departamento Administrativo de Veteranos

En los Estados Unidos, la Administración de Veteranos (VA) se hace responsable de, entre otras cosas, proveer la mejor calidad de cuidado de salud a veteranos militares estadounidenses. Dado los pocos recursos que se le otorgan, la agencia ha tenido dificultades en proveer cuidado de manera eficaz. En diferentes localidades a través del país, los veteranos son puestos en listas largas de espera antes de poder recibir cualquier tipo de cuidado.

Al querer reducir el tiempo de espera, la VA ha optado por una solución común en el sector privado que consiste en dar incentivos económicos a los administradores que logren minimizar el tiempo de espera para ver a un médico o hacer citas en el hospital. Aunque este incentivo tenía como objetivo poder proveer un servicio médico a veteranos de manera eficaz y productiva, no todos los administradores cumplieron como debe haber sido.

En un hospital, el objetivo era reducir el tiempo de espera a menos de 14 días. Los empleados de esta institución contaban el tiempo de espera tomando en cuenta los días entre la primera cita disponible y la cita que escogía el veterano, y no contando los días antes de la primera cita disponible. En un correo a sus colegas, el empleado del hospital admitió que, “Sí, estamos manipulando el sistema un poco, pero tienes que tener bien claras las reglas del juego, y cuando nos excedemos de los 14 días, los administradores se enfadan.”

En algunas localidades, a los veteranos se les ponía en una lista de espera electrónica. Después de esperar hasta seis semanas para llegar hasta arriba de la lista, podían por fin llamar para hacer una cita con el médico. Si la cita era agendada pronto, se contaba hacia el objetivo de reducir el tiempo de espera; el tiempo que duraban en el sistema electrónico preliminar no contaba. En otras localidades, oficiales de la VA usaban dos tipos de libretas, uno que grababa el tiempo real de espera y otro que grababa tiempo de espera mucho más corto que se usaba para reportar que se habían logrado las metas a sus superiores.

Usando este y otro tipo de maniobras, los ejecutivos de la VA podían calificar para millones de dólares de incentivos, a pesar de que el tiempo de espera seguía aumentando. Después de una investigación de estas prácticas, se suspendieron todos los incentivos económicos a la Administración de Salud de Veteranos durante el año fiscal del 2014. En el 2016, las investigaciones seguían.

Preguntas de discusión

Favor de tomar en cuenta que las investigaciones contra la VA continuaron cuando se escribió este caso de estudio. Contesta las siguientes preguntas asumiendo que la información que se ofrece aquí refleja lo que realmente sucedió en este caso.

1. ¿De qué manera crees que el escándalo de la VA es un ejemplo de la manipulación de incentivos? Explica.

2. ¿Crees que los incentivos según el rendimiento son una manera ética y efectiva de aumentar la productividad? ¿Por qué o por qué no?

3. ¿De quien es la responsabilidad de parar la manipulación de incentivos en el caso de la VA: la gente que diseñó el sistema de incentivos o los administradores que lo explotaron? Explica tu razonamiento.

4. En el caso de la VA, ¿cómo se pueden estructurar los incentivos para evitar este tipo de abusos?

5. ¿Puedes pensar en otros ejemplos de manipulación de incentivos que has visto en las noticias o en tu vida? ¿Cuáles eran los incentivos, y cómo pararon la manipulación?

Bibliografía

El escándalo de la VA un año después
http://www.forbes.com/sites/adamandrzejewski/2015/05/24/the-va-scandal-one-year-later/

Haciendo trampas en el lugar de trabajo: Un estudio experimental del impacto de incentivos económicos en la productividad
http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0167268113002436

Por qué los incentivos son irresistibles, efectivos, y peligrosos
http://www.fastcompany.com/1140924/why-incentives-are-irresistible-effective-and-likely-backfire

El alto precio de los incentivos: Manipulaciones de los empleados en la industria de programas software
http://www.journals.uchicago.edu/doi/10.1086/673371

Incentivos económicos y estrategias de bonos pueden ser desastrosos para empresas
https://www.theguardian.com/sustainable-business/financial-incentives-bonus-schemes-lloyds-fine

Empleado de la VA es suspendido por manipular datos
http://www.usatoday.com/story/news/nation/2014/05/09/va-shinseki-veterans-delays-medical/8907417/

¿Los incentivos estaban directamente relacionados al tiempo de espera en la VA? Esto es lo que sabemos
http://www.cnn.com/2014/05/30/us/va-bonuses-qa/index.html

Notas de enseñanza

Este video introduce un sesgo de la ética del comportamiento conocido como el juego de incentivos. El juego de incentivos, o “abuso de incentivos,” ocurre cuando nos damos cuenta de maneras de incrementar nuestras recompensas por buen desempeño sin tener que mejorar nuestro trabajo.

Para prender sobre termino de la ética del comportamiento relacionados que también cubren cuestiones de riesgo y recompensa, mire Aversión a las pérdidas. Para aprender sobre maneras de alentar lugares de trabajo éticos y evitar el juego de incentivos, mire Liderazgo ético, Parte 2: Mejores prácticas.

El caso de estudio en esta página, “Abusando del sistema: El escándalo del Departamento Administrativo de Veteranos,” describe como incentivos que deberían haber producido ayuda medica mas efectiva y productiva para veteranos no tuvo el resultado deseado. Para un caso relacionado sobre un banquero inversionista que tomo grandes riesgos para tratar de salirse de una gran perdida monetaria, lea “La caída del Banco Barings.”

Términos definidos en nuestro glosario de ética relacionados a este video y casos de estudio incluyen: conflicto de interés, difusión de responsabilidad, aversión a la pérdida, y sesgo del auto-servicio.

La ética del comportamiento toma de los campos de la psicología del comportamiento, ciencia cognitiva, biología evolucionaria y otras disciplinas relacionadas para determinar como y por que las personas toman decisiones éticas o poco éticas. Mucha de la investigación de la ética del comportamiento se enfoca en por que las buenas personas hacen cosas malas. Muchos de los conceptos de la ética del comportamiento son cubiertos detalladamente en Concepts Unwrapped, al igual que en el video Aquí para ganar: La historia de Jack Abramoff. Cualquiera que mire estos videos tendrá una introducción solida al campo de la ética del comportamiento.

Recursos adicionales

Para recursos de enseñanza sobre la ética del comportamiento, un articulo escrito por los autores Minnete Drumwright, Robert Prentice y Cara Biasucci, de Ethics Unwrapped, introduce conceptos clave en la ética del comportamiento y los aproches para la instrucción efectiva de la ética —incluyendo ejemplos de ejercicios para el aula. El articulo, publicado en el Decision Sciences Journal of Innovative Education, puede ser descargado aquí: “Behavioral Ethics and Teaching Ethical Decision Making.”

Un artículo detallado sobre la enseñanza de la ética del comportamiento con amplios recursos para la enseñanza, publicado en el Journal of Legal Studies Education, puede ser descargado aquí: “Teaching Behavioral Ethics.”

Un articulo por Robert Prentice sobre como la ética del comportamiento puede mejorar la ética de la toma de decisiones, publicado en el Notre Dame Journal of Law, Ethics & Public Policy, puede ser descargado aquí: “Behavioral Ethics: Can It Help Lawyers (And Others) Be their Best Selves?

Otro documento más antiguo, pero que sigue siendo útil, es el artículo de introducción a la enseñanza de la ética del comportamiento en: Robert A. Prentice (2004), “Teaching Ethics, Heuristics, and Biases,” Journal of Business Ethics Education, 1 (1), 57-74 que es accesible a través de Google Scholar.

Transcripción de la narración

Escrito y narrado por:

Lamar Pierce, Ph.D., M.S.
Department of Organization and Strategy
Olin Business School
Washington University in St. Louis

Las organizaciones e instituciones suelen utilizar incentivos financieros para motivar el comportamiento productivo. Hasta cierto punto, a la mayoría de las personas no les gusta esforzarse, lo cual obliga a las autoridades a monitorear a las personas intensamente para que contribuyan , o pagarles en función de su rendimiento observable. Los vendedores reciben comisiones, a los banqueros les dan bonificaciones, e incluso a los profesores se les paga por el desempeño del estudiante.

El problema con estos incentivos, por supuesto, es que tienes que decidir en qué métricas vas a basar los incentivos y, después, comunicar las reglas a las personas para motivar su desempeño. Sólo se puede pagar a la gente sobre lo que observas, y no se puede observar todo. Es por eso que luego se juega con los incentivos.

Jugar con los Incentivos es cuando las personas manipulan los sistemas de remuneración por rendimiento de manera que aumente su compensación sin beneficiar realmente a la empresa. A menudo se refiere como «Se premia A esperando B», el juego de incentivos es un ejemplo de cómo las personas oportunistas y buenos estrategas pueden ser cuando están involucradas las recompensas económicas. La gente centrará todos sus esfuerzos en aquellos incentivos que pagan mejor, e incluso manipularán la información para presentar su desempeño en esas dimensiones, mayor de lo que realmente es.

La crisis financiera del 2008 proporcionó varios ejemplos excelentes del juego de incentivos. Algunos corredores de hipotecas, que recibían comisión por cada contrato de hipoteca firmado, rápidamente aprendieron que podían ganar más dinero si se relajaban los requisitos de crédito para los compradores de vivienda. Ellos fueron compensados ​​con base en el contrato de un préstamo, no en el cumplimiento del pago del préstamo en los siguientes años, un resultado costoso para el banco y para el dueño de casa. Los incentivos para motivar el esfuerzo y el comportamiento emprendedor también motivan a la gente para aumentar sus ingresos de manera que perjudican tanto a sus clientes como a la eficiencia del mercado .

Ejemplos del juego de incentivos están en todas partes. Cuando a los maestros se les paga sobre la base del puntaje de sus alumnos en las pruebas estandarizadas, centran gran parte de su esfuerzo en enseñar para el examen y así, la educación de los estudiantes se ve afectada. Cuando a los vendedores se les dan bonos por alcanzar los objetivos de ventas mensuales, ofrecen a los clientes descuentos innecesarios para adelantar la compra. Cuando a los trabajadores se les paga sobre la base de su respectiva clasificación, pueden centrar su esfuerzo en sabotear a sus compañeros de trabajo en lugar de mejorar su propio desempeño.

La implicación del juego de incentivos es que, los gerentes y los responsables de las elaborar las políticas, tienen que entender que los seres humanos son seres inteligentes y oportunistas. Si les das un sistema de incentivos, muchos de ellos buscarán la manera de manipular las reglas para maximizar el pago de los incentivos y reducir al mínimo el esfuerzo. Los diseñadores de sistemas de retribución basados ​​en incentivos deben pensar cuidadosamente acerca de las consecuencias no deseadas, ponerse en los zapatos de sus empleados, y preguntar: «Si me dieran estos incentivos, ¿qué haría yo para jugar con ellos?»

Shares