Balance moral

Cuando hacemos algo bueno, empezamos a pensar que somos muy buenas personas, y entonces nos permitimos la licencia de no cumplir con nuestros estándares éticos. Este fenómeno es conocido como el balance moral.

Preguntas de discusión

1. ¿Puedes explicar cómo trabajan los dos aspectos del balance moral: la compensación moral y la licencia moral?

2. ¿Mantienes un código moral en mente con el que realizas un seguimiento de qué clase de persona estás siendo? ¿Te das cuenta cuando no estás actuando a la altura de tus propias normas éticas?

3. ¿Se te ocurre algún ejemplo de tu vida en el que hayas empleado ya sea la compensación moral o la licencia moral?

4. Oral Suer, el ex director general del United Way del área de Washington, D.C. fue un trabajador incansable, que recaudó más de mil millones de dólares para obras de caridad a lo largo de una carrera laboral de 30 años. Sin embargo, en secreto canalizó a su propio bolsillo varios cientos de miles de dólares de los fondos recaudados para otros fines, para ‘premiarse’ a sí mismo por todo el trabajo que había hecho. ¿Qué etiqueta le pondrías al pensamiento de Suer que lo llevó a actuar de esta manera?

5. ¿Cuándo te sientes más vulnerable a la licencia moral? ¿Cómo puedes evitar ser víctima de la licencia moral en tu propio modo de pensar?

6. ¿Cómo pueden las organizaciones caritativas evitar ser víctimas de la licencia moral asumida por sus empleados?

Casos de estudio

Comprar ecológico: Comportamiento del consumidor

Los productos de consumo ecológicos, como la comida orgánica, café de comercio justo, o coches eléctricos, representan un creciente segmento del mercado de consumo. En el área de comida orgánica exclusivamente, los datos de la Asociación del Comercio Orgánico muestra que la demanda del consumidor en los Estados Unidos se ha duplicado cada año desde 1990. En el 2014, el mercado de comida orgánica llegó a casi $40 mil millones en ventas. Los consumidores de estos productos suelen ser vistos de una manera más positiva—son considerados más éticos, altruistas, y generosos que las personas que no compran productos ecológicos. ¿Hay otras maneras de entender este comportamiento de consumo?

En una serie de experimentos que compara el consumo de productos ecológicos y ‘convencionales,’ los psicólogos Nina Mazar y Chen-Bo Zhong demostraron que aquellos que compraron productos ecológicos—como detergente de ropa ecológica o yogurt orgánico—eran menos dispuestos a compartir dinero con un extraño, más predispuestos a hacer trampa en una tarea en la que podrían ganar dinero, y más predispuestos a robar dinero cuando pensaban que no podían ser capturados. Como demuestran los psicólogos, “el comprar productos ecológicos puede promover tolerancia a comportamientos indulgentes, poco éticos y egoístas.”

Mazar y Zhong, cuyo estudio recibió considerable atención mediática en su país de origen de Canadá, como también en las publicaciones estadounidense y británicas, dicen que estos resultados fueron sorprendentes. Inicialmente, ellos esperaban que el consumo de productos ecológicos creara un efecto halo donde las impresiones positivas asociadas con el consumo ecológico produciría resultados positivos en otras áreas. “Dado que los productos ecológicos son manifestaciones de normas éticas y de consideraciones humanitarias, estar expuesto a estos productos podría activar normas de responsabilidad social y comportamiento ético,” dijeron Mazar y Zhong en una entrevista.

Pero como indican los resultados, lo opuesto también puede suceder. “El mensaje de este estudio es que las acciones que producen un sentimiento de auto-satisfacción y moralidad propia pueden tener resultados no esperados,” Mazar asegura en otra entrevista.

Estas tendencias se han mostrado que se extienden a otros aspectos de consumo. Por ejemplo, un estudio que monitorea información de compras y recibos en una tienda de California, muestra que los consumidores que llevan sus propias bolsas reusables estaban más predispuestos a comprar productos ecológicos como comida orgánica. Pero también estaban más predispuestos a comprar productos indulgentes, como helados, galletas, dulces y pasteles. Los investigadores le dieron seguimiento a estos estudios con una serie de experimentos que mostraban que dicho efecto, llamado “efecto licencia” o “concesión de licencias,” resulta solamente cuando la decisión de llevar bolsas reusables estaba a la discreción del consumidor. Cuando se les decía a los consumidores que la tienda requería que llevaran sus propias bolsas, el efecto licencia desaparecía y los consumidores optaban por no comprar productos indulgentes. Solo cuando los consumidores creían que usar bolsas reusables era su propia idea, el efecto licencia era notable.

Preguntas de discusión

1. Más allá del consumo ecológico, ¿qué otro tipo de productos pueden producir efectos similares a los de “efecto licencia”? ¿Puedes pensar en algunas instancias de tu propia vida en las cuales tus decisiones de consumo te han dado permiso de tomar decisiones que han sido éticamente cuestionables? Explica.

2. ¿Crees que el “efecto licencia” es común en todos los segmentos de consumidores ecológicos? O crees que otros factores (i.e. demográficos, psicológicos) pueden reducir o exagerar este efecto? ¿Por qué o por qué no?

3. Los autores del estudio, Mazar y Zhong, inicialmente pensaron que el consumo ecológico podría tener un efecto positivo en otros aspectos como también promover comportamientos positivos. ¿Por qué crees que encontraron lo opuesto?

4. ¿Qué medidas se pueden implementar para minimizar el “efecto licencia” entre consumidores ecológicos? Explica.

5. Si tu fueras el dirigente de marcas de un producto ecológico, por ejemplo algún alimento orgánico o un electrodoméstico eficiente, ¿cómo promovieras el producto sabiendo como funciona el “efecto licencia”?

Bibliografía

Análisis del Mercado Orgánico – Asociación de comercio orgánico
https://www.ota.com/resources/market-analysis

Estudio: Bolsas reusables pueden promover una dieta menos saludable
http://www.fuqua.duke.edu/news_events/news-releases/bollinger-shopping-bags/

Cómo el ser ecológico te puede convertir en una mala persona
https://www.theguardian.com/environment/2010/mar/15/green-consumers-more-likely-steal

Cuando los buenos se portan mal
https://www.theguardian.com/commentisfree/cif-green/2010/mar/16/green-consumers-lie-more-ethics

¿Los consumidores ecológicos son menos éticos?
http://www.torontosun.com/news/columnists/thane_burnett/2010/03/16/13246791.html

Cuando el consumo te compromete: Campañas de consumo sustentable y sus efectos inesperados
http://www.comm.ucsb.edu/faculty/rrice/Atkinson.pdf

Notas de enseñanza

Este video introduce el sesgo de la ética del comportamiento conocido como el balance moral. El balance moral describe como, cuando hacemos algo bueno, empezamos a pensar de nosotros como muy buenas personas, y eso nos puede dar licencia para no cumplir con nuestros estándares éticos.

Para aprender mas sobre conceptos relacionados de la ética del comportamiento, mire Sesgo del auto-servicio y Siendo tu mejor yo, Parte 3: Intención moral. Para mas información sobre como el balance moral afectó el comportamiento del ex cabildero Jack Abramoff, mire Aquí para ganar: Jack & el balance moral.

El caso de estudio en esta página, “Comprar ecológico: Comportamiento del consumidor,” examina como los consumidores que compran mas productos buenos para el medio ambiente se pueden dar licencia moral para también usar productos dañinos. Para un caso de estudio relacionado sobre como hacer el bien en trabajos sin fines de lucro puede llevar a comportarse mal, lea “Complete sinceridad: La manipulación de donadores.”

Términos definidos en nuestro glosario de ética relacionados a este video y casos de estudio incluyen: emociones morales, equilibrio moral, racionalizaciones, y sesgo del auto-servicio.

La ética del comportamiento toma de los campos de la psicología del comportamiento, ciencia cognitiva, biología evolucionaria y otras disciplinas relacionadas para determinar como y por que las personas toman decisiones éticas o poco éticas. Mucha de la investigación de la ética del comportamiento se enfoca en por que las buenas personas hacen cosas malas. Muchos de los conceptos de la ética del comportamiento son cubiertos detalladamente en Concepts Unwrapped, al igual que en el video Aquí para ganar: La historia de Jack Abramoff. Cualquiera que mire estos videos tendrá una introducción solida al campo de la ética del comportamiento.

Recursos adicionales

Cain, Daylian M., George Loewenstein, and Don A. Moore. 2005. “The Dirt on Coming Clean: Perverse Effects of Disclosing Conflicts of Interest.” The Journal of Legal Studies 34 (1): 1-25.

Khan, Uzma, and Ravi Dhar. 2006. “Licensing Effect in Consumer Choice.” Journal of Marketing Research 43 (2): 259-266.

Prentice, Robert A. 2011. “Moral Equilibrium: Stock Brokers and the Limits of Disclosure.” Wisconsin Law Review 2011 (6): 1059-1107.

Sachdeva, Sonya, Rumen Iliev, and Douglas L. Medin. 2009. “Sinning Saints and Saintly Sinners: The Paradox of Moral Self-Regulation.” Psychological Science 20 (4): 523-528.

Para recursos de enseñanza sobre la ética del comportamiento, un articulo escrito por los autores Minnete Drumwright, Robert Prentice y Cara Biasucci, de Ethics Unwrapped, introduce conceptos clave en la ética del comportamiento y los aproches para la instrucción efectiva de la ética —incluyendo ejemplos de ejercicios para el aula. El articulo, publicado en el Decision Sciences Journal of Innovative Education, puede ser descargado aquí: “Behavioral Ethics and Teaching Ethical Decision Making.”

Un artículo detallado sobre la enseñanza de la ética del comportamiento con amplios recursos para la enseñanza, publicado en el Journal of Legal Studies Education, puede ser descargado aquí: “Teaching Behavioral Ethics.”

Un articulo por Robert Prentice sobre como la ética del comportamiento puede mejorar la ética de la toma de decisiones, publicado en el Notre Dame Journal of Law, Ethics & Public Policy, puede ser descargado aquí: “Behavioral Ethics: Can It Help Lawyers (And Others) Be their Best Selves?

Otro documento más antiguo, pero que sigue siendo útil, es el artículo de introducción a la enseñanza de la ética del comportamiento en: Robert A. Prentice (2004), “Teaching Ethics, Heuristics, and Biases,” Journal of Business Ethics Education, 1 (1), 57-74 que es accesible a través de Google Scholar.

Transcripción de la narración

Escrito y narrado por:

Robert Prentice, J.D.
Business, Government & Society Department 
McCombs School of Business
The University of Texas at Austin

Con los años, todos hemos visto a predicadores famosos y a políticos con «valores familiares» involucrados en escándalos sexuales. También puede ser que hayas notado numerosos casos de malversación de fondos por parte de los empleados de las organizaciones de beneficencia. ¿Cómo es que personas aparentemente buenas pueden actuar de manera tan poco ética?

Una causa de ello es un fenómeno psicológico conocido como balance moral. La idea básica es, que la mayoría de nosotros queremos y de hecho necesitamos pensar en nosotros mismos como gente buena. Mantenemos una especie de marcador corriendo en nuestra mente, comparando la imagen de nosotros mismos como gente buena, con nuestro comportamiento real.

Cuando actuamos de una manera que no corresponde con nuestros estándares éticos, tendemos a sentirnos mal y a buscar la manera de compensar eso. Así que podríamos hacer buenas obras con el fin de restablecer el balance en nuestro marcador interno. Esto se conoce como compensación moral.

Por otro lado, cuando hacemos algo bueno, sumamos puntos para el lado positivo de nuestro marcador mental, y entonces podemos darnos permiso para dejar de cumplir con nuestros estándares éticos. Esto se llama licencia moral.

La compensación moral y la licencia moral son los dos componentes del balance moral. La licencia Moral es la que debe temerse más. Es lo que permite a los evangelistas de la televisión, a los políticos con valores familiares, y a las personas que trabajan para organizaciones de caridad, empezar diciéndose a sí mismos lo maravillosos que son, para después darse permiso para apartarse de sus propias normas éticas. Es importante destacar que estas personas ni siquiera se dan cuenta de cómo sus acciones pasadas están afectando sus decisiones actuales.

En un estudio se pidió a dos grupos de personas escribir sobre sí mismos. El primer grupo escribió sobre algo que hicieron y de lo que no estaban orgullosos, y el segundo grupo escribió sobre algo que hicieron y de lo cual estaban orgullosos. Después, se les pidió a ambos grupos hacer alguna donación a la caridad o hacer voluntariado.

El primer grupo donó más a la caridad y se ofreció más que el segundo grupo. El primer grupo – con sus malas acciones frescas en su mente – se dedicó a la reparación moral. El segundo grupo – se centró en su propia bondad – estaba practicando la licencia moral.

Hay muchos más estudios sobre el balance moral, y todos recomiendan lo mismo: ¡no seas engreído! Justo cuando te sientes especialmente bien contigo mismo, es cuando más estás en peligro de darte permiso para meter la pata y echar todo a perder.

Shares