Abramoff: Presionando al congreso

En marzo 29 del 2006, el que fue cabildero de un grupo de presión, Jack Abramoff fue sentenciado a seis años en una prisión federal después de haberse declarado culpable de fraude de correo, evasión de impuestos, y conspiración a sobornar a figuras públicas. Una parte central de la convicción de Abramoff fueron sus antecedentes como cabildero, las cuales empezaron en los años 90 en nombre de grupos indígenas que buscaban establecer los juegos y apuestas en sus reservaciones.

En 1996, Abramoff empezó a trabajar para el grupo Mississippi Band de indígenas Choctaw. Con la ayuda del Republicano y proponente de reformas a los impuestos, Grover Norquist, y su grupo de asesoría política Americanos a favor de Reformas a los Impuestos, Abramoff logró derrotar una propuesta de ley en el congreso que hubiera creado un impuesto a los casinos de indígenas. Tom DeLay , representante en el congreso del estado de Texas, también tuvo un papel importante en la derrota de dicha propuesta de ley. DeLay promovió la agenda política de los clientes de Abramoff a cambio de favores de Abramoff.

En 1999, Abramoff otra vez presionó y cabildeó para derrotar un proyecto de ley en el congreso estatal de Alabama que hubiera permitido juegos tipo-casino en los hipódromos de carreras de perros. Esta ley hubiera creado competencia para sus clientes y afectado sus intereses en los negocios de los casinos. Ralph Reed, el activista político republicano y su agencia de consultoría política, Century Strategies, apoyaron a dichos esfuerzos movilizando a organizaciones de base en una campaña en Alabama con organizaciones cristianas para oponerse a la ley.

Como fueron creciendo los logros de Abramoff, sus clientes, contactos políticos, e influencia se expandieron. Contrató empleados y personas que habían trabajado con miembros del congreso. En el 2001, Abramoff empezó a trabajar con Michael Scanlon, el ex-director de comunicaciones del congresista DeLay, quien había formado su propia consultoría de políticas públicas, Capitol Campaign Strategies. La tribu de Luisiana, Coushatta, contrató a Abramoff y a la consultoría Capitol Campaign Strategies para ayudarles a re-negociar un acuerdo de juegos de apuestas con el estado de Luisiana. Abramoff, no obstante, no les informó que, además de lo que cobraría por su parte, también recibiría una porción de lo que se le pagara a la consultoría de Scanlon.

Para poder proteger a sus clientes Coushatta en Luisiana de la competencia que resultaría por la apertura de un nuevo casino cerca de Houston, Texas, Abramoff cabildeó y presionó al congreso estatal para implementar una prohibición de apuestas en Texas entre los años 2001 y 2002. A raíz de esta prohibición casinos como uno en El Paso, Texas, propiedad de la nación indígena Tigua. Los Tigua también eran clientes de Abramoff.

Después en el 2002, Abramoff les ofreció a la tribu Tigua trabajar juntos para oponerse a la ley de prohibición que él había ayudado a pasar anteriormente. Con los recursos de Tigua, Abramoff llevó al congresista de Ohio Bob Ney y sus empleados a un viaje de golf a Escocia. Abramoff esperaba convencer a Ney y a sus colegas de agregarle una provisión a una propuesta de ley electoral que les otorgaría a los Tigua derechos de juegos/casinos. Los esfuerzos de Abramoff no fueron exitosos, ya que el acuerdo que el buscaba no se realizó, pero no les avisó a los Tigua sobre lo sucedido. Al contrario, Abramoff seguía dándoles esperanza a los Tigua de que esta provisión se haría, y por lo tanto, seguía cobrándoles por sus servicios y los de Scanlon. En sus intercambios por correo electrónico Abramoff y Scanlon se burlaban de sus clientes indígenas, llamándoles “imbéciles” y “monos.”

Durante su trabajo con tribus indígenas, Abramoff y Scanlon cobraron más de $66 millones. Los Coushatta pagaron más de $30 millones para proteger su casino y dejar de competir con casinos en Texas. Los Tigua pagaron $4.2 millones para poder seguir sus operaciones en su casino en Texas. Abramoff ha declarado que donó mucho de este dinero a organizaciones benéficas, escuelas y causas en las cuales el creía. Pero también se gastó millones en actividades y contribuciones a candidatos políticos y campañas que él quería influir. Además de esto, Abramoff evadía el pago de impuestos al canalizar dinero a organizaciones sin fines de lucro con las que trabajaba.

Después de su convicción en el 2006, Abramoff cooperó con la investigación de su relación con miembros del congreso, incluyendo asistentes, asociados comerciales, empleados del gobierno, y legisladores. Los congresistas DeLay y Ney ambos renunciaron a sus puestos en el congreso. DeLay, quien había ascendido a líder mayoritario de la cámara de representantes, fue convicto por crímenes relacionados a lavado de dinero y conspiración de usar contribuciones corporativas para candidatos estatales. Ney se declaró culpable a cargos de conspiración de cometer un fraude y hacer declaraciones falsas. A cambio de regalos, viajes lujosos, y donaciones políticas de Abramoff, DeLay y Ney habían usado sus puestos en el congreso para extenderle favores a los clientes de Abramoff y su equipo. Abramoff cumplió un sentencia de tres años y medio de su sentencia de seis años. Fue liberado el 3 de diciembre del 2010.

Desde que lo liberaron, Abramoff ha hablado sobre la corrupción en la política. Ha dicho que se ve como un “cabildero moral” y se ha disculpado por sus acciones. En el 2011, en una entrevista dijo, “Lo que realmente es el problema es lo que se considera legal en este sistema,” y en su autobiografía escribe que, “Desafortunadamente, yo era una versión miniatura del sistema.” Pero no todos interpretaron sus disculpas con seriedad. Líderes de la tribu Tigua dijeron que sus disculpas eran insuficientes y que llegaron demasiado tarde. Rick Hill, ex-lider de la nación de Oneida de Wisconsin, declaró, “Vez a Jack—robó dinero de nuestras poblaciones de tercera edad y de nuestros niños, y ahora llega aquí y se le da la oportunidad de redimirse, y todo esto es parte de la cultura política de [Washington] D.C. No aguantaría ni un instante en la reservación.”

Otros señalan que Abramoff es parte del sistema político americano y síntoma de una corrupción generalizada. La periodista investigativa Susan Schmidt declaró, “Abramoff no pudo haber surgido y crecido si no fuera por este sistema, si no fuera por la corrupción, y la necesidad de tener dinero—de que los congresistas necesiten dinero—fuera tan voraz y tan importante.” Congresista del estado de California Dana Rohrabacher dijo, “Lo que Jack había estado haciendo era lo que se había hecho desde antes. La gente se debe enfocar en que tenemos grupos de presión muy fuertes en este país que ejercen una influencia increíble en nuestra política publica.”

En su autobiografía, Abramoff reflexionó en reformas personales y profesionales: “Independientemente de mis justificaciones, yo fui el que no reveló a mis clientes que había un conflicto de interés … No era el demonio que los medios pintaron, pero tampoco era el santo que siempre quise ser. …Decidí que, para poder acercarme a los ángeles, tomaría lo que ha pasado en mi vida, aprender de mis errores, y usarlo para educar a los demás.”

Preguntas de discusión

1. Abramoff estableció una moralidad en su vida personal, y era sumamente religioso. El creía que era un “cabildero moral” que luchaba por sus clientes, y donaba gran parte de sus ganancias a causas benéficas. ¿Crees que la culpabilidad de sus tácticas de cabildeo caen principalmente en él individualmente, o en el sistema en el que operaba? Explica. ¿Por qué o por qué no?

2. ¿A qué grado crees que los individuos tienen la responsabilidad de actuar de una manera ética dentro de un sistema corrupto? ¿Cómo puede un individuo actuar de manera ética en este contexto?

3. El cabildeo es una industria de mucha presión y alto riesgo. Aunque cabilderos tratan de operan de manera discreta, a veces sus labores generan mucha publicidad también. ¿Cómo crees que factores contextuales afectan su capacidad de actuar de manera ética?

4. ¿Por qué crees que Abramoff y sus asociados se burlaban de sus clientes que les pagaban millones de dólares? ¿Cómo se puede justificar este tipo de comportamiento?

5. Desde que fue liberado de la prisión, Abramoff ha promovido reformas políticas, pero muchos dudan que sus esfuerzos sean honestos. ¿Estás de acuerdo con el punto de vista de que Abramoff es un criminal con poca moralidad que no tiene la capacidad de apoyar reformas políticas? ¿O estás de acuerdo con la idea de que Abramoff es un ser humano que, a pesar de sus defectos, puede ayudarnos a aprender de sus errores morales y cambiar un sistema político que está corrompido? Explica.

6. Muchos políticos que recibieron contribuciones de Abramoff o sus clientes donaron porciones de sus ganancias a organizaciones benéficas. Solo una porción pequeña de políticos donaron dinero a tribus indígenas. ¿Crees que los políticos que se beneficiaron de estos fondos tienen la obligación moral de donar su dinero a tribus indígenas? ¿Por qué o por qué no? ¿Tendrías una opinión diferente de los que donaron dinero a tribus indígenas comparado a los que no donaron? Explica.

7. Si te contrataran para cabildear a favor del casino de los Coushatta en Luisiana y el casino de los Tigua en Texas, ¿cómo negociarías el posible conflicto de interés? Explica.

8. ¿Cuántos conceptos de ética y comportamiento ético puedes identificar en este caso de estudio? Explica y analiza su significado.

9. ¿Cuáles reformas legales recomendarías que harían que los cabilderos actuaran de manera ética? ¿Por qué recomendarías estas reformas, y cómo las implementarías?

Bibliografía

Investigando a Abramoff – Reporte Especia
http://www.washingtonpost.com/wp-dyn/content/linkset/2005/06/22/LI2005062200936.html

Castigo capital: La dura realidad de la corrupción en Washington desde la perspectiva del cabildero más controversial de los EU
http://www.worldcat.org/title/capitol-punishment-the-hard-truth-about-washington-corruption-from-americas-most-notorious-lobbyist/oclc/746839199

Cómo los cabilderos hacen las reglas
http://www.washingtonpost.com/wp-dyn/content/article/2005/10/15/AR2005101501539.html

El mayor premio de las tribus indígenas
http://www.washingtonpost.com/wp-dyn/content/article/2006/03/06/AR2006030600702.html

Jack Abramoff se enfrentó a tribus indígenas
http://www.huffingtonpost.com/2012/03/07/jack-abramoff-native-american-tribes-crimes_n_1326917.html

Para el ex-cabildero Abramoff, una vindicación multi-mediática
http://www.nytimes.com/2011/11/13/us/jack-abramoff-making-a-multimedia-effort-at-redemption.html?rref=collection%2Ftimestopic%2FAbramoff%2C%20Jack

Abramoff y 4 otros son demandados por tribus por clausura de casinos
http://www.nytimes.com/2006/07/13/us/13tribe.html?rref=collection%2Ftimestopic%2FAbramoff%2C%20Jack

El efecto Abramoff: El olor del dinero de los casinos
http://www.nytimes.com/2006/01/16/opinion/abramoff-effect-the-smell-of-casino-money.html

El ascenso rápido y caída de Jack Abramoff
http://www.washingtonpost.com/wp-dyn/content/article/2005/12/28/AR2005122801588.html

Dinero del juicio vinculado a recaudación de fondos del GOP
http://www.washingtonpost.com/wp-dyn/articles/A26015-2004Dec25.html

‘Operación puertas abiertas’
http://www.washingtonpost.com/wp-dyn/articles/A30123-2004Dec2.html

Un cabildero se confiesa
http://www.nytimes.com/2005/05/01/magazine/a-lobbyist-in-full.html

Cabildero, clientes no son disuadidos por un escándalo
http://www.washingtonpost.com/wp-dyn/content/article/2005/06/25/AR2005062500983_pf.html

Lawrence Lessig entrevista a Jack Abramoff
https://www.youtube.com/watch?v=pkvIS5pZ0eI

Casino Jack y los Estados Unidos de dinero
http://www.worldcat.org/title/casino-jack-and-the-united-states-of-money/oclc/646071490

Heist: El súper cabildero Jack Abramoff, sus aliados Republicanos, y la compra de Washington
http://www.worldcat.org/title/heist-superlobbyist-jack-abramoff-his-republican-allies-and-the-buying-of-washington/oclc/69241491

Shares