Aversión a las pérdidas

Odiamos perder casi el doble de que nos gusta ganar, lo que significa que es más probable que actuemos sin ética para prevenir una pérdida que para garantizar una ganancia. Este fenómeno se conoce como la aversión a perder.

Preguntas de discusión

1. Los estudios muestran que la gente odia las pérdidas dos veces más de lo que disfruta las ganancias. ¿Va esto de acuerdo con tu experiencia?

2. ¿Alguna vez has sido atrapado con la guardia baja haciendo algo que probablemente no deberías haber estado haciendo (comiéndote la última galleta de la caja, leyendo a escondidas el diario de alguien, tocando las joyas de tu madre) y cuando sin esperarlo te preguntaron: «¿Qué haces?», rápidamente y casi de forma automática (y falsamente) dijiste: «¡Nada!»

3. Nick Leeson se hizo famoso por casi hundir el Banco Baring cuando perdió una buena cantidad de dinero, pero estaba demasiado avergonzado como para admitirlo, por lo que luego dobló esa cantidad tratando de recuperar el dinero antes de que la pérdida fuera descubierta. Las pérdidas crecieron y crecieron (a más de dos billones de dólares) mientras le apostaba a riesgos cada vez mayores. De hecho, este es un patrón famoso en fraudes financieros, incluidas las relacionadas con Jerome Kerviel (quien perdió $ 6.3b de negociación de la Frances Société Générale) y John Rusnak (perdió $ 691m de negociación de Allfirst Bank). ¿Te parece que la aversión a la pérdida juega un papel importante en esta dinámica?

4. Un estudio reciente encontró que cuando las personas están bajo la presión del tiempo, están más dispuestas a hacer trampa para evitar pérdidas («perder la venta») que a obtener ganancias («conseguir la venta»). ¿Crees que es así como tú reaccionarías?

5. ¿Recuerdas alguna situación en la que tú o alguien que conoces haya tomado decisiones bajo la influencia de la aversión a la pérdida?

6. Las pruebas indican que el exceso de retención de impuestos (por tener más deducibles) reduce la evasión de impuestos. ¿Puedes explicar por qué?

7. ¿Qué medidas pueden tomar las personas para minimizar la posibilidad de que la aversión a perder los lleve a actuar sin ética?

Casos de estudio

La caída del Banco Barings

Fundado en 1762, el banco Barings era una institución del Reino Unido con renombre a nivel mundial. Hasta la Reina de Inglaterra tenía una cuenta corriente ahí. En 1989, Nick Leeson fue contratado por Barings, donde tuvo mucho éxito. Rápidamente lo ascendieron al salón de transacciones de la bolsa de valores and lo nombraron gerente en Singapur donde trabajó en el Intercambio Monetario Internacional de Singapur (SIMEX). Leeson era un comerciante agresivo, generando ganancias espectaculares en comercio especulativo. En 1993, sus ganancias constituyeron casi 10% de las ganancias total de Barings. Leeson cultivó una reputación de ser un experto, de cometer pocos errores, y poder trabajar con poca supervisión según sus jefes en Londres.

En julio de 1992, uno de los empleados nuevos de Barings sufrió una pérdida bajo la supervisión de Leeson. Leeson no quiso que esto afectara su reputación o su empleo, así que escondió la perdida como un error de cuentas. Leeson trató de compensar las pérdidas con actividades comerciales especulativas, lo cual generó pérdidas aún más grandes, que después fueron escondidas en esta cuenta. Para poder cubrir sus pérdidas, duplicó todas sus apuestas. Después Leeson dijo: “[Yo] quise gritarlo para que todos escucharan …esto es lo que pasa, hay perdidas espectaculares, quiero que esto pare. Pero por alguna razón no eres capaz de hacerlo … tenía este secreto catastrófico que me estaba afectando muchísimo—sin embargo…yo simplemente no podía abrir mi boca y decir, ‘He perdido millones y millones de libras.’”

Leeson hizo una apuesta de corto plazo en el índice Nikkei en Japón. Al mismo tiempo, un temblor severo en Kobe, Japón provocó una caída en el índice y esta pérdida fue tan grande que no pudo ocultarla. Barings, un banco de 233 años, colapsó de un día para otro y fue adquirido por ING por £1. Leeson se fugó a Malasia, Tailandia, y finalmente a Alemania, donde lo arrestaron y extraditaron a Singapur. Se declaró culpable de dos cargos de decepción de auditores del banco (incluyendo falsificar documentos) y engañar a SIMEX. Leeson fue sentenciado a seis años y medio en prisión en Singapur, pero sólo cumplió cuatro años por un diagnóstico de cáncer de colon, que logró vencer.

Preguntas de discusión

1. ¿Cómo crees que se manifiesta la aversión a las perdidas en el comportamiento de Nick Leeson? Explica.

2. Judith Rawnsley, quien trabajó en el Banco Barings y después escribió un libro sobre el caso de Leeson, ofreció tres explicaciones del comportamiento de Leeson cuando empezaron a acumularse las pérdidas: 1) la aversión a las pérdidas de Leeson tiene que ver con su miedo al fracaso y humillación; 2) su ego y codicia empeoraron en el ambiente comercial machista en el que trabajaba; 3) sufrió de distorsiones comunes en su forma de pensar que surgen en momentos de alto estrés, incluyendo arrogancia y negación. ¿Cuáles de estas explicaciones (o todas) crees que influyeron en este caso? ¿Por qué?

3. Leeson explicó que quería parar su comportamiento, pero no podía. Basado en las reflexiones de Lesson y Rawnsley, ¿quién crees que tiene la culpa y por qué? ¿Leeson individualmente, o el sistema en el que trabajaba?

4. Si estuvieras en las situación de Leeson después de la primera pérdida de su empleado, ¿qué hubieras hecho y por qué?

5. ¿Se te dificulta aceptar tus errores? ¿A otras personas que conoces? Explica usando ejemplos.

Bibliografía

¿Cómo medirás tu vida?
http://www.worldcat.org/title/how-will-you-measure-your-life/oclc/757483347

La caída de Barings
http://www.worldcat.org/title/collapse-of-barings/oclc/35658104

Trampas y la aversión a las pérdidas: La gente miente más para evitar pérdidas
http://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=2502819

El comerciante solitario: Cómo derrumbé al Banco Barings y agité al mundo financiero
http://www.worldcat.org/title/rogue-trader-how-i-brought-down-barings-bank-and-shook-the-financial-world/oclc/34262021

Cómo Nick Leeson causó la caída del Banco Barings
http://www.next-finance.net/How-Nick-Leeson-caused-the

Riesgo total: Nick Leeson y la caída del Banco Barings
http://www.worldcat.org/title/total-risk-nick-leeson-and-the-fall-of-barings-bank/oclc/33275953

Come lo que matas: La caída del abogado de Wall Street
http://www.worldcat.org/title/eat-what-you-kill-the-fall-of-a-wall-street-lawyer/oclc/649743120

Barings se derrumba en 20: Cómo el comerciante solitario Nick Leeson agitó al banco
https://www.theguardian.com/business/from-the-archive-blog/2015/feb/24/nick-leeson-barings-bank-1995-20-archive

Notas de enseñanza

Este video introduce el sesgo de la ética del comportamiento conocido como la aversión a perder. Odiamos perder casi el doble de lo que nos gusta ganar, lo que significa que es mas probable que actuemos sin ética para prevenir una pérdida que para garantizar una ganancia. Este fenómeno se conoce como la aversión a perder y es uno del que debemos protegernos.

Las personas pueden racionalizar la noción de la aversión a perder con el impacto que tiene en la trampa de impuestos. Las personas están mas dispuestas a hacer trampa para evitar perdidas que para garantizar ganancias. Así que es mas probable que las personas hagan trampa en sus impuestos si deben dinero (lo que consideran como pérdida) que a hacer trampa para obtener un reembolso mas grande (lo que consideran como ganancia).

Los estudiantes usualmente comprenden la idea de la aversión a perder y la relacionan son su vida cotidiana. Es más probable que un estudiante copie en un examen para no reprobar (pérdida) que copiar para sacar una mejor calificación aunque no este reprobando (ganancia), a menos que tenga 100 de promedio y vea el 90 como una pérdida.

En la vida real, la aversión a perder significa que las personas que han cometido errores y tal vez hayan además violado la ley por falta de cuidado o de atención, comúnmente, al ser conscientes de lo que han hecho, conscientemente darán su primer paso equivocado tratando de asegurarse de que su error no sea descubierto y que no perderán su trabajo o su reputación. Ellos mentirán, destruirán y obstruirán la justicia.

En los negocios, la aversión a perder también significa que las compañías que están desempeñándose bien en sus ganancias, pero no tan bien como se esperaba, pueden caer en un comportamiento no ético porque enmarcan esa diferencia como una pérdida, no como una ganancia.

La aversión a perder está relacionada con el concepto del a ética del comportamiento conocido como el marco de referencia ético porque la misma situación puede ser enmarcada como una pérdida potencial o como una ganancia potencial, y la diferencia que se haga en el enmarque, afecta las decisiones que se tomen. Para aprender mas sobre este tema mire nuestro video Marco de referencia ético.

Para aprender mas sobre como las dimensiones éticas de una decisión pueden desvanecerse de nuestra vista, vea nuestro video Ética desvanecida.

El caso de estudio en esta página, “La caída del Banco Barings,” detalla un caso extremo de la aversión a perder donde el banquero inversionista Nick Leeson, al enfrentarse con grandes perdidas monetarias, tomo grandes riesgos para salirse de las perdidas con malos resultados. Para un caso de estudio relacionado sobre la famosa caída de una gran compañía de energía por tener practicas cuestionables, lea “Vendiendo a Enron.”

Términos definidos en nuestro glosario de ética relacionados a este video y casos de estudio incluyen: ética desvanecida, marco de referencia ético, aversión a perder, cognición moral, y emociones morales.

La ética del comportamiento toma de los campos de la psicología del comportamiento, ciencia cognitiva, biología evolucionaria y otras disciplinas relacionadas para determinar como y por que las personas toman decisiones éticas o poco éticas. Mucha de la investigación de la ética del comportamiento se enfoca en por que las buenas personas hacen cosas malas. Muchos de los conceptos de la ética del comportamiento son cubiertos detalladamente en Concepts Unwrapped, al igual que en el video Aquí para ganar: La historia de Jack Abramoff. Cualquiera que mire estos videos tendrá una introducción solida al campo de la ética del comportamiento.

Recursos adicionales

Kern, Mary C., and Dolly Chugh. 2009. “Bounded Ethicality: The Perils of Loss Framing.” Psychological Science 20 (3): 378-384.

Mishina, Yuri, Bernadine J. Dykes, Emily S. Block, and Timothy G. Pollock. “Why “Good” Firms Do Bad Things: The Effects of High Aspirations, High Expectations, and Prominence on the Incidence of Corporate Illegality.” Academy of Management Journal 53 (4): 701-722.

Para recursos de enseñanza sobre la ética del comportamiento, un articulo escrito por los autores Minnete Drumwright, Robert Prentice y Cara Biasucci, de Ethics Unwrapped, introduce conceptos clave en la ética del comportamiento y los aproches para la instrucción efectiva de la ética —incluyendo ejemplos de ejercicios para el aula. El articulo, publicado en el Decision Sciences Journal of Innovative Education, puede ser descargado aquí: “Behavioral Ethics and Teaching Ethical Decision Making.”

Un artículo detallado sobre la enseñanza de la ética del comportamiento con amplios recursos para la enseñanza, publicado en el Journal of Legal Studies Education, puede ser descargado aquí: “Teaching Behavioral Ethics.”

Un articulo por Robert Prentice sobre como la ética del comportamiento puede mejorar la ética de la toma de decisiones, publicado en el Notre Dame Journal of Law, Ethics & Public Policy, puede ser descargado aquí: “Behavioral Ethics: Can It Help Lawyers (And Others) Be their Best Selves?

Otro documento más antiguo, pero que sigue siendo útil, es el artículo de introducción a la enseñanza de la ética del comportamiento en: Robert A. Prentice (2004), “Teaching Ethics, Heuristics, and Biases,” Journal of Business Ethics Education, 1 (1), 57-74 que es accesible a través de Google Scholar.

Transcripción de la narración

Escrito y narrado por:

Robert Prentice, J.D.
Business, Government & Society Department 
McCombs School of Business
The University of Texas at Austin

Las tendencias psicológicas y las presiones organizacionales pueden causar que inclusive las buenas personas actúen de forma poco ética. Considera la posibilidad de la aversión a perder, que es nuestra tendencia a preferir evitar las pérdidas más que adquirir ganancias. Es probable que no te sorprendas al saber que las personas detestan las pérdidas casi al doble de lo que disfrutan las ganancias.

La aversión a las pérdidas se relaciona con la teoría prospectiva, desarrollada por el ganador del Premio Nobel Daniel Kahneman y Amos Tversky, que introduce la noción de que la gente va a tomar riesgos mucho mayores para no perder lo que ya tienen, de lo que hubieran arriesgado para ganarlo por primera vez.

Todo esto significa que las personas que tal vez sin querer cometieron un acto inmoral, a menudo decidirán conscientemente mentir, para encubrir su error involuntario. Con el fin de recuperar su puesto de entrenador a cargo, el ex entrenador de baloncesto de la Universidad de Baylor, Dave Bliss probablemente no habría caído tan bajo como para tratar de inventar un falso tráfico de drogas en uno de sus jugadores que había sido asesinado. Pero a fin de evitar la pérdida de ese mismo trabajo, Bliss hizo exactamente eso.

El esquema Ponzi [parecido al de la pirámide, pero más riesgoso y deshonesto] de Bernie Madoff, bien puede explicarse, en parte, por la aversión a perder. Madoff explicó que había cometido errores de comercialización con anterioridad, pero cuando parecía que todo su modelo de negocio estaba mal, cometió fraude, no tanto para hacerse rico, sino para encubrir su error. Él dijo: «Yo me negué a aceptar el hecho -no podía aceptar el hecho de que por una vez en mi vida, había fallado. No podía admitir ese fracaso y no admitirlo, fue un error trágico».

En un estudio reciente, Schrand y Zechman encontraron que las empresas a menudo exageran involuntariamente sus ganancias, tal vez debido a un exceso de optimismo, pero esto los pone en una situación en la que, para evitar tener que admitir un error vergonzoso, comenzarán intencionalmente a engañar a los inversionistas para evitar un golpe duro a su reputación. Martín Grass, director ejecutivo de Rite-Aid Corporation es un ejemplo: Después de ser condenado a ocho años de cárcel por fraude contable, Grass admitió: «[C]uando las cosas empezaron a ir mal con las finanzas, hice algunas cosas para tratar de ocultar ese hecho. Esas cosas estaban mal, eran ilegales. No lo hice para llenar mis bolsillos».

Recuerda que Martha Stewart no fue a la cárcel por tráfico de información privilegiada. Ella fue a la cárcel por obstruir una investigación federal sobre ese asunto, en un intento por evitar la pérdida de su buena reputación. Y la firma de contabilidad Arthur Andersen fue condenada no por fraude de valores, sino por la trituración de dos toneladas de documentos para tratar de encubrir sus errores y evitar posibles multas.

Para ser personas éticas, tenemos que monitorear nuestras propias acciones y motivaciones constantemente. Y es posible que tengamos que reunir el coraje de admitir, incluso, nuestros errores más dolorosos.

Shares