Sesgo de Exceso de Confianza

El sesgo de exceso de confianza es nuestra tendencia a confiar mas en nuestra habilidad de actuar éticamente de lo que es objetivamente justificable por nuestra habilidades y carácter moral.

Preguntas de discusión

1. ¿Eres mejor que el conductor promedio?

2. ¿Eres más ético que tus compañeros de clase o compañeros de trabajo?

3. ¿Estás satisfecho con tu carácter moral?

4. ¿Has conocido a alguna persona que esté injustificadamente satisfecha con su carácter moral?

5. ¿Crees que el carácter fuerte es necesario para la acción ética? ¿Es eso suficiente? Explica:

6. ¿Qué puedes hacer para protegerte de ser demasiado confiado en tu propia moralidad?

Casos de estudio

Llegando a la presidencia: Roosevelt & Taft

Theodore Roosevelt, Presidente de los Estados Unidos de 1901-1909, personifica a lo que muchos académicos típicamente se refieren a la ‘presidencia mayordoma’. En las palabras de Roosevelt, es el deber del presidente “hacer cualquier cosa que la nación requiera al menos que esa acción sea prohibida por la constitución o por las leyes.” Bajo la vista expansionista de Roosevelt, cualquier cosa que el presidente haga está permitida al menos que esté expresamente prohibido por la constitución o por las leyes pasados por el congreso. Roosevelt creía que servía al pueblo americano, no solamente al gobierno. Por lo tanto tomó varias acciones como presidente que llegaban a los límites de la rama ejecutiva, incluyendo la creación de parques nacionales sin la consideración de las jurisdicciones estatales y apoyar una revolución en Colombia para poder establecer el Canal de Panamá.

William Howard Taft, Presidente de los Estados Unidos de 1909-1913, al contrario, personifica a lo que muchos académicos se refieren a un modelo ‘construccionista estricto’ de la presidencia. Bajo este estilo presidencial, salvo que la constitución o el congreso explícitamente otorguen un cierto poder, el presidente no tiene el derecho a actuar. En las palabras de Taft, “el presidente no puede ejercer poder que no pueda ser justa y racionalmente rastreado a algún otorgo de poder especifico o justamente implícito e incluido dentro del otorgo expreso como propio y necesario para ejercerlo.”

Mientras que Roosevelt expandió el poder federal en varias áreas, Taft sentía que muchas de estas acciones representaban expansiones legales. Por ejemplo, como un “rompe-fideicomisos” Roosevelt diferenciaba entre ‘buenos’ y ‘malos’ fideicomisos, usando su poder expandido como presidente para hacer esta distinción unilateralmente. El hizo un “acuerdo de caballeros” con U.S. Steel diciéndoles que el gobierno estadounidense no atacaría a su empresa por prácticas de monopolio ya que él creía que la compañía estaba trabajando para los mejores intereses de los ciudadanos americanos. Roosevelt, sin embargo, no pasó ninguna ley o escribió contrato para asegurar esto. Taft tomó un punto de vista más legal y después, como presidente, ordenó a su abogado a demandar a U.S. Steel por ser monopolio. Roosevelt tomó las acciones de Taft como un ataque personal a su presidencia y puntos de vista.

Aunque Taft continuó muchas de las políticas de Roosevelt, él se inclinaba más a ver los hechos de la situación y tomar decisiones basadas en evidencia. Roosevelt, por otra parte, se inclinaba más a hacer lo que en su parecer era ‘correcto.’ Sus desacuerdos, que provenían de las zonas grises en la ley y la ética, ultimadamente provocó al rompimiento dentro del partido republicano durante las elecciones de 1912.

Preguntas de discusión

1. ¿Qué diferencias encuentras entre los puntos de vista de Taft y Roosevelt en cuanto a sus responsabilidades éticas como presidente?

2. ¿De qué manera Roosevelt y Taft negociaban la línea entre la ley y la ética?

3. Entre Roosevelt y Taft, ¿crees que uno de ellos mostró más arrogancia que el otro? Explica.

4. ¿En el caso de U.S. Steel, las acciones de quién causó más daño: Roosevelt por hacer un trato informal, o Taft por violar dicho trato?

5. ¿Quién tiene el enfoque hacia la presidencia más deseable tomando en cuenta la ley y la ética, Roosevelt o Taft? ¿Por qué?

6. ¿Puedes pensar en un ejemplo de otro presidente o líder mundial cuyo enfoque hacia el liderazgo es similar al de Roosevelt o de Taft? ¿Cómo afecta el enfoque de este líder a sus acciones políticas?

Bibliografía

Notas de enseñanza

Este video introduce un sesgo de la ética del comportamiento conocido como el exceso de confianza. El sesgo de exceso de confianza es nuestra tendencia a confiar mas en nuestra habilidad de actuar éticamente de lo que es objetivamente justificable por nuestra habilidades y carácter moral. El sesgo de exceso de confianza puede afectar nuestra habilidad de tomar la decisión mas ética. Estar al tanto del sesgo del exceso de confianza es especialmente importante para las personas con posiciones de liderazgo.

Para aprender sobre conceptos de la ética del comportamiento relacionados, mire Liderazgo ético, Parte 1: Peligro en la cima y Siendo tu mejor yo, Parte 2: Toma de decisiones morales. Para mas información sobre como el exceso de confianza afectó el comportamiento del ex cabildero Jack Abramoff, mire Aquí para ganar: Jack & el sesgo de exceso de confianza.

El caso de estudio en esta página, “Llegando a la presidencia: Roosevelt & Taft,” explora el rol del sesgo de exceso de confianza en el papel del presidente. Para un caso de estudio relacionado sobre los peligros del exceso de confianza para un líder de una grande corporación, lea “Dennis Kozlowski: Viviendo en grande.”

Términos definidos en nuestro glosario de ética relacionados a este video y casos de estudio incluyen: sesgo de exceso de confianza, razonamiento moral y psicología moral.

La ética del comportamiento toma de los campos de la psicología del comportamiento, ciencia cognitiva, biología evolucionaria y otras disciplinas relacionadas para determinar como y por que las personas toman decisiones éticas o poco éticas. Mucha de la investigación de la ética del comportamiento se enfoca en por que las buenas personas hacen cosas malas. Muchos de los conceptos de la ética del comportamiento son cubiertos detalladamente en Concepts Unwrapped, al igual que en el video Aquí para ganar: La historia de Jack Abramoff. Cualquiera que mire estos videos tendrá una introducción solida al campo de la ética del comportamiento.

Recursos adicionales

Brooks, David. 2011. The Social Animal: The Hidden Sources of Love, Character, and Achievement. New York: Random House.

Dana, Jason, and George Loewenstein. 2003. “A Social Science Perspective on Gifts to Physicians from Industry.” Journal of the American Medical Association 290 (2): 252-255.

Jennings, Marianne M. 2005. “Ethics and Investment Management: True Reform.” Financial Analysts Journal 61 (3): 45-58.

Libby, Robert, and Kristina Rennekamp. 2012. “Self-Serving Attribution Bias, Overconfidence, and the Issuance of Management Forecasts.” Journal of Accounting Research 50 (1): 197-231.

Sharot, Tali. 2011. The Optimism Bias: A Tour o the Irrationally Positive Brain. New York: Pantheon Books.

Tugend, Alina. 2013. “When You Don’t Do What You Meant To, and Don’t Know Why.” New York Times, January 25.

Para recursos de enseñanza sobre la ética del comportamiento, un articulo escrito por los autores Minnete Drumwright, Robert Prentice y Cara Biasucci, de Ethics Unwrapped, introduce conceptos clave en la ética del comportamiento y los aproches para la instrucción efectiva de la ética —incluyendo ejemplos de ejercicios para el aula. El articulo, publicado en el Decision Sciences Journal of Innovative Education, puede ser descargado aquí: “Behavioral Ethics and Teaching Ethical Decision Making.”

Un artículo detallado sobre la enseñanza de la ética del comportamiento con amplios recursos para la enseñanza, publicado en el Journal of Legal Studies Education, puede ser descargado aquí: “Teaching Behavioral Ethics.”

Un articulo por Robert Prentice sobre como la ética del comportamiento puede mejorar la ética de la toma de decisiones, publicado en el Notre Dame Journal of Law, Ethics & Public Policy, puede ser descargado aquí: “Behavioral Ethics: Can It Help Lawyers (And Others) Be their Best Selves?

Otro documento más antiguo, pero que sigue siendo útil, es el artículo de introducción a la enseñanza de la ética del comportamiento en: Robert A. Prentice (2004), “Teaching Ethics, Heuristics, and Biases,” Journal of Business Ethics Education, 1 (1), 57-74 que es accesible a través de Google Scholar.

Transcripción de la narración

Escrito y narrado por:

Robert Prentice, J.D.
Department of Business, Government and Society
McCombs School of Business
The University of Texas at Austin

Un buen carácter puede ser afectado por el exceso de confianza. David Brooks escribió en su libro El Animal Social, que las mentes humanas son «máquinas de exceso de confianza», y la literatura psicológica da cuenta de eso. Una gran mayoría de las personas, creen erróneamente que son mejores conductores que el promedio, que tienen más probabilidades de poder comprar una casa que sus compañeros, y que son testigos más confiables que la mayoría de la gente.

Los empresarios como Bernie Ebbers de WorldCom y Richard Scrushy de Health South, que convirtieron empresas pequeñas y oscuras en potencias económicas, pudieron haber obtenido un sentido de invulnerabilidad a través de una serie de éxitos. Su mente desestimó el hecho de que la suerte hubiera tenido algo qué ver en su éxito. De hecho, un estudio empírico del 2012 indicó que los ejecutivos con exceso de confianza y con creencias poco realistas sobre su futuro desempeño, son más propensos a cometer fraude en la información financiera, que otros ejecutivos. Esencialmente, son más propensos a meterse en líos ya que, cometer fraude, parece ser la única manera de cumplir sus promesas .

El exceso de confianza irracional de la gente, también se aplica a la corrección ética de sus actos y juicios. En una encuesta, la mayoría de las personas pensaron que irían al cielo con mayor probabilidad que la Madre Teresa de Calcuta! Otras personas encuestadas informaron que eran dos veces más propensos a seguir los Diez Mandamientos de lo que otras personas lo harían. De hecho, el 92 % de los estadounidenses dicen que están satisfechos con su propio carácter.

Este mismo exceso de confianza se manifiesta en el lugar de trabajo donde increíblemente, altos porcentajes de personas creen que son más éticos que sus competidores y que compañeros de trabajo. En un estudio, el 61% de los médicos, cree que los «regalos» dados por las compañías farmacéuticas afectan el juicio de otros médicos, pero sólo un 16% cree que su propio juicio se vio afectado de manera similar.

La mayoría de nosotros simplemente asumimos que somos buenas personas y por lo tanto vamos a tomar buenas decisiones éticas. Este exceso de confianza en la propia brújula moral, nos puede llevar a tomar decisiones sin ningún tipo de reflexión ética seria. Cuando algunas pistas del escándalo de Enron empezaron a aparecer en la prensa primero, la confianza desmesurada de los empleados de Enron, en la competencia y las estrategias de su empresa -a menudo llamada la «más innovadora» en Estados Unidos-, los llevó a expresar sorpresa e indignación que alguien pudiera cuestionar la moralidad de muchas de las acciones de la empresa. A cualquiera fuera de la empresa, que cuestionó las tácticas o números de Enron, se le dijo: «simplemente no entiendes». Eso es el exceso de confianza ética en acción, y es parte de la razón por la que Enron ya no existe.

Shares